top of page

Cinco grandes líneas de acción para el futuro de la alimentación

La iniciativa ftalks Food Summit completa su salto de España a México con una segunda edición que consolida al país azteca como capital foodtech de América Latina y adelanta las principales innovaciones que impactarán en industria alimentaria europea. De esta manera, el evento impulsado por KM ZERO continúa reforzando su papel de punto de conexión para el sector entre continentes, con el objetivo de enlazar a grandes compañías agroalimentarias, startups e inversores a lo largo del globo.




Un conjunto de más de 250 voces expertas, tanto desde el ámbito empresarial como desde organizaciones vinculadas a la investigación y desarrollo agroalimentario, coincidieron en ftalks Food Summit en concentrar los principales desafíos de la industria de la alimentación en cinco grandes líneas de acción:

  • Regeneración de los suelos y aplicación de la IA para mejorar procesos y productos

  • Impulso a la biotecnología para crear nuevos ingredientes y proteínas

  • Freno al desperdicio alimentario mediante la digitalización

  • Innovación abierta como herramienta de transformación

  • Mejorar la accesibilidad de los alimentos saludables

En este sentido, se destacó la importancia de México como gran espacio de oportunidades para el sector foodtech, gracias a su mercado de más de 130 millones de personas, su proximidad a EEUU y su amplio ecosistema de startups, el tercero más importante del continente tras Brasil y Chile según un reciente informe de StartUp Blink. Unas condiciones que convierten a este país en un auténtico predictor de tendencias en el sector agroalimentario, adelantando algunas de las innovaciones que darán el salto a Europa.

Con ftalks Food Summit LATAM se afianza el papel de KM ZERO como un puente para el sector foodtech entre América y España, facilitando las conexiones entre industria, inversores y startups. La iniciativa quiere ser el principio de una serie de acciones enfocada a tres objetivos: más conversación entre actores para acelerar la transformación del sistema alimentario, incentivar las buenas prácticas en la industria y recordar la gran responsabilidad de este sector por su impacto sobre la salud, la economía, el medioambiente y la cultura. Es necesario innovar desde la sensibilidad, con productos que sean saludables, sostenibles, pero también culturalmente aceptados.


Tecnología para una industria más concienciada y justa

Durante el evento se subrayó cómo la crisis climática y el impacto de la alimentación sobre la salud son las principales problemáticas que están impulsando un cambio de paradigma en el sector. En esta línea, se destacaron datos como que la industria alimentaria es responsable del 25% de las emisiones de efecto invernadero a nivel global, así como la paradoja de que cada vez existen mayores índices de obesidad mientras que se desperdicia hasta un tercio de los alimentos que se producen y más de 800 millones de personas siguen sin poder acceder a una alimentación básica.


En esta línea, ftalks LATAM ha recogido importantes casos de éxito en cuanto a la disminución del impacto medioambiental de la industria alimentaria, como la política impulsada por Nestlé para descarbonizar su producción o el testimonio de la Red de Banco de Alimentos de México, primera entidad de este ámbito que conseguirá ser neutral en emisiones de carbono para toda su actividad.


Respecto a la necesidad de innovación en la agricultura, ponentes como Jelle Van Loon, Regional Representative for Latin America del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), destacaron la necesidad de la investigación para mitigar el cambio climático y ayudar a los agricultores a adaptarse a unas condiciones cada vez más cambiantes e imprevisibles. Para ello, la digitalización jugará un papel clave, mejorando la eficiencia del sector y atrayendo nuevos perfiles profesionales al campo, mientras que la IA comienza a entenderse como una herramienta decisiva para controlar las necesidades de agua, nutrientes y tratamiento de los cultivos.


Por último, la accesibilidad de los alimentos saludables y el papel de la innovación abierta en este ámbito fue otro de los grandes puntos de debate de la cita. Distintos ponentes remarcaron la importancia de la colaboración entre startups con grandes empresas para acelerar la llegada al mercado de productos innovadores y sostenibles de una manera más económica. A este respecto, el fundador y CEO de Thimus, Mario Ubali, expuso cómo la neurociencia ya está siendo utilizada para ayudar a compañías alimentarias y la gran distribución a entender las necesidades emocionales del consumidor, facilitando así el desarrollo de productos que encajen con sus expectativas a través del análisis de las sensaciones que le despierta.


Oportunidades de inversión y colaboración

La alimentación supone más de un 7% del PIB de México y en torno al 9% en España, lo que revela el gran peso del sector para ambos países y las oportunidades de inversión y colaboración que sus respectivas empresas pueden encontrar. México es una de las mejores puertas de entrada al mercado estadounidense, mientras que para las compañías mexicanas España es su puente natural a Europa. Las oportunidades son claras, por lo que será fundamental aumentar las inversiones hacia nuevos proyectos foodtech.


Según el más reciente informe de inversión foodtech de América Latina de AgFunder, en contraste con las tendencias de inversión globales, las nuevas empresas de delivery de América Latina continuaron obteniendo la mayor cantidad de capital en 2022, incluso cuando el dinero de capital de riesgo en otras partes del mundo volvió a nadar contra la corriente.

La categoría de inversión en eGrocery fue la más grande de la región, recaudando $404 millones; la infraestructura de Cloud Retail, que incluye tecnología de habilitación on-demand y servicios de entrega de última milla, fue la siguiente con $270 millones. Combinados, eGrocery y Cloud Retail Infrastructure recaudaron alrededor del 22 % (11,6 % y 10,8 %, respectivamente) de la financiación general de América Latina en 39 acuerdos.


La financiación de capital de riesgo para foodtech disminuyó en todo el mundo el año pasado, de acuerdo con las macrotendencias. América Latina no fue la excepción aquí: las nuevas empresas de tecnología agroalimentaria de la región recaudaron $ 1.7 mil millones en 2022, una disminución del 39% con respecto a 2021. Sin embargo, en comparación con 2020, la región registró un aumento del 183 % en la inversión en foodtech.



댓글


bottom of page