top of page

¿Hacia dónde va la inversión Foodtech?

En 2021 la inversión europea en startups Foodtech alcanzó su cota más alta, con 10.000 millones de euros invertidos, 10 veces más que la financiación conseguida por las startups de este sector en 2014. Desde aquella cota, la inversión en Foodtech ha ido disminuyendo, siguiendo la tendencia de otros sectores del Venture Capital, aunque a un ritmo más rápido, cerrando en el año 2022 en 5.000 millones de euros, un 50% menos.


¿Cómo hemos llegado aquí? Uno de los factores que han llevado a esta reducción de la inversión es la inflación desbocada que sufrió Europa en 2022 y las subidas de tipos de interés necesarias para frenarla. Al subir los tipos de interés, aumentaron las rentabilidades de activos más seguros como las letras del tesoro o los bonos del estado, disminuyendo el flujo de capital hacia activos alternativos, lo que ha desembocado en el desplome de la inversión en startups.

A estas malas condiciones macroeconómicas, se le suman problemas de cadena de suministro alimentario originadas por la guerra de Ucrania, el auge de la Inteligencia Artificial siendo el foco del apetito inversor, y sobre todo las malas noticias que llegan de algunos casos de éxito Foodtech (Beyond Meat se desploma en bolsa, Getir cerrando sus operaciones en varios países de Europa y el sector de las granjas verticales pasando por apuros que harán más tardía su llegada al mass market).


Surgen cada vez más voces disidentes sobre si el modelo tradicional de inversión en startups es el adecuado para el sector alimentario, y es normal para un inversor tener dudas sobre como sobre el sector.


¿Qué está pasando con la inversión en Foodtech? ¿Hacia dónde va el sector? ¿Dónde encontraremos las mejores oportunidades de inversión? Son algunas de las preguntas que surgen al comentar la actualidad del Foodtech europeo. Matthieu Vicent, fundador de la consultora Digital Food Lab, compartió en ftalks Food Summit los primeros datos de la inversión en el sector en 2023, que se sitúa en 2.500 millones de euros para los primeros 9 meses del año.

Estos datos, aunque peores que en el mismo periodo del año pasado, arrojan optimismo ya que la inversión crece de forma continuada desde último trimestre del año pasado, situándose en un nivel superior al de 2020. El propio Vincent afirmó que “lo peor de esta contracción ya ha pasado”, y que a partir de ahora se espera una estabilización del sector centrada en modelos de negocios más rentables “veremos menos exuberancia que en tiempos de pandemia y bastantes adquisiciones de startups sin un camino claro a la rentabilidad, pero siguen y seguirá habiendo inversiones en startups Foodtech”.


Matthieu Vincent no fue el único experto en ofrecer su visión sobre estas preguntas en ftalks Food Summit. Alexandre Bastos, Head of Startups and Open Innovation en Givaudan, afirmó que “estamos viendo un darwinismo natural en las startups con las que trabajamos. La reducción de la inversión hace que solo las mejores empresas se mantengan en el mercado, y esto a largo plazo es positivo para el sector”. Para Bastos, que trabaja en una de las principales compañías de ingredientes alimentarios del mundo, las mejores oportunidades de inversión se encuentran en la fermentación de precisión y la economía circular “hay un enorme potencial en reutilizar excedentes de la industria alimentaria en el sistema, y reducir los recursos que utilizan”.


Otro de los defensores de la fermentación como una gran oportunidad es Giancarlo Addario, Principal en Five Seasons Ventures, añadiendo también la tendencia de comida como medicina y la creación de nuevos productos adaptados a las tendencias de mercado. “Encontramos cada vez más y mejores oportunidades de inversión, esta recesión nos ha hecho pasar a una fase de consolidación del sector que traerá mejores oportunidades para los inversores expertos” afirmó el inversor italiano. Otra visión optimista la ofreció Olaf Koch, anterior CEO del Grupo Metro y funding partner del fondo Zintinus, que indicó las ventajas de la entrada de nuevos inversores “con más experiencia en alimentación que reducirán los errores de los emprendedores y así gastos innecesarios”.


No sabemos si la inversión volverá a su cota de 2021, lo que ha quedado claro es que el optimismo ha vuelto a los inversores Foodtech, que ven en 2023 el inicio de una tendencia positiva basada en buenos emprendedores, tecnologías escalables y modelos de negocio rentables.







Comments


bottom of page