La tecnología como aliada para la seguridad alimentaria: Trazable



El derecho a una alimentación sana e inocua es uno de los grandes retos de gobiernos e instituciones en materia de salud global. La normativa de seguridad alimentaria intenta garantizar mediante estrictas directrices la trazabilidad de los productos. Pero la OMS informa que más de 600 millones de personas se enferman y 420.000 mueren cada año por comer alimentos contaminados por bacterias, virus, parásitos, toxinas o sustancias químicas. Por tanto, algo está fallando en nuestro sistema alimentario. Es momento de apostar por nuevas iniciativas disruptivas que buscan dar soluciones, mediante acciones concretas y apoyadas en las nuevas tecnologías, para luchar contra la falta de seguridad alimentaria.

Coincidiendo con el Día Mundial de la Seguridad Alimentaria queremos destacar a Trazable, un proyecto que impulsamos desde KM ZERO, el cual ofrece a través de su plataforma apoyada en la tecnología habilitadora de blockchain una garantía de veracidad y protección de información a sus clientes.


Trazable es una plataforma tecnológica para dar visibilidad a las cadenas de suministro y ayudar a la industria alimentaria a tener un mayor control de todos sus procesos desde el campo hasta el punto de venta, ayudándole así a que tenga una mayor trasparencia de la cadena. Así, es posible llegar a lograr mayor confianza en el cliente final con una propuesta de valor, permitiendo optimizar los procesos y lo que es más importante, reducir los riesgos asociados a las posibles retiradas de alimentos que puedan tener.


Hablamos con el CEO de Trazable, Pablo Rodrigo, para comprender en detalle cómo ayudan a la industria a mejorar la seguridad alimentaria.


KM ZERO: ¿Cómo se abordaría una crisis de seguridad alimentaria con la gestión de Trazable?


Pablo Rodrigo: "Nosotros somos una empresa tecnológica que damos soluciones de transformación digital a la industria alimentaria, concretamente actuamos dando soluciones de detección de posibles problemas y reducción de los riesgos asociados.


Respondo a la pregunta con un ejemplo práctico: una empresa dedicada a la fabricación de tomates enlatados, en la cual han participado varias empresas, sufre un problema con determinados botes que puede llegar a afectar la salud del consumidor.


En el proceso convencional el retail o supermercado, al detectar el problema por la queja de los consumidores, informaría directamente a la marca que ha fabricado el tomate. Si el problema no viene del fabricante, se tendría que recabar información con sus productores y/o proveedores, intentando encontrar el fallo en la cadena hasta determinar el origen y los lotes afectados.


Este proceso se constituye de forma manual a través de llamadas o e-mails y puede durar bastante tiempo, con la problemática de que el producto puede seguir a la venta.


Con la herramienta de Trazable se podría identificar el origen del problema en cuestión de segundos y una vez detectado el foco, se podría hacer este mismo ejercicio de trazabilidad de forma inversa; identificando los lotes afectados, retirándolos del mercado y ocasionando los menores daños a los consumidores y gastos para las empresas".


KM ZERO: ¿Pueden las organizaciones sacarle partido al registro digital de Trazable de cara a los consumidores?


Pablo Rodrigo: "La empresa puede utilizar parte de la información para difundirla de forma interna o externa, aumentado la transparencia de cara al consumidor. Es una filosofía que potencia la reputación corporativa de las organizaciones, ya que cada día es más habitual ver a los consumidores escaneando productos con sus teléfonos móviles en el supermercado, preocupándose por la composición de productos, procedencia y otros aspectos.


Las empresas tienen una oportunidad para mejorar su relación con sus clientes habituales y al mismo tiempo aportar valor a sus productos, pues esta información puede ser de interés para el consumidor, definiendo aspectos como: el proceso de producción, procedencia del producto, huella de carbono u otros datos que la empresa considere relevantes".



KM ZERO: En estos tiempos de pandemia, ¿habéis tenido más demanda en la prestación de vuestros servicios?


Pablo Rodrigo: "Sí, después de los últimos acontecimientos sucedidos a nivel global con la pandemia del Covid-19, la industria alimentaria se ha dado cuenta de la necesidad de la digitalización. El parón del sistema ha supuesto todo un reto en la cadena de suministro, con la única misión de abastecer a la población.


Las empresas han entendido que el mejor control de sus procesos productivos sirve como ventaja competitiva para identificar y solucionar aspectos como demandas cambiantes en los consumidores, parones productivos, reducción de posibles problemas a raíz de una crisis de seguridad alimentaria, entre otros. Toda esta información les ha permitido tomar decisiones eficaces y rápidas".


Si quieres saber más sobre seguridad alimentaria y la solución que ofrece Trazable pincha AQUÍ o contacta en info@trazable.io ¡Hasta pronto!

88 vistas1 comentario